A PESAR DE TODO, LA VIDA (MALGRAT TOT, LA VIDA)

Texto y música : Miquel Pujadó

La soledad que arraiga entre la multitud.
El anciano encerrado en casa desde hace cinco años.
La mano que necesitas y que siempre te es negada.
Aquellos que viven juntos sintiéndose extraños.
El niño que mama del gran pezón de cristal.
El adulto que lame un sexo virtual.
El monstruo en el espejo, y la capeza de la hidra
que crece desde San Esteban hasta Navidad.

 

Y en un rincón, y encogida,
a pesar de todo, la vida.

 

El cáncer de pulmón del Amazonas.
El vómito oscuro del petrolero podrido.
El frágil grito de un vuelo de mariposas
sobre un mundo que tiene una grieta en el pecho.
Las guerras transvestidas de cruzadas.
La soberbia suicida del poder.
Las mentes bajo control y programadas.
La droga dura que llaman Fe.

 

Y en un rincón, y deprimida,
a pesar de todo, la vida.

 

El hombre que caza al hombre en una jungla
civilizada. El alarido del prisionero
cuando un poli eficiente le arranca la uña.
La muy universal ley del embudo.
La convicción de no saber qué pasa,
de ser un títere movido por los hilos del miedo.
El pan y el circo, y la carcajada
de la oveja estúpida que va hacia el matadero.

 

Y en un rincón, y malherida,
a pesar de todo, la vida.

 

El marfil de los dientes que se despide.
La arruga que se instala, y los cabellos
que blanquean o se van. La callada
progresión de musgos y óxidos.
La guadaña en las manos de aquella vieja amiga
que espera paciente que llegue su hora
y la amargura creciente, y la fatiga
de plantarle cara inútilmente al viento.

 

Y en un rincón, y dormida,
a pesar de todo, la vida.