UN ERROR EN EL DECORADO (UN ERROR AL DECORAT)

Texto y música : Miquel Pujadó
 

Me he vuelto a meter en la crepería / que hay en el Torrent de l’Olla, según se baja. / No iba hacía tiempo, desde aquel dia / de verano, con Barcelona llameante. / Un día tan bonito, tan claro, tan leve, / que lo aproveché para decirte adiós. / Y no he entrado solo: me acompañaba / una muchacha muy joven, de unos dieciocho, / con un cuerpo de los que hacen babear, / y un rostro angelical y el culo pequeño. / Tal vez no posea tu carisma, / pero cuando la tengo en la cama no lo echo en falta. / Nos hemos sentado en la mesa donde tu y yo nos sentábamos / y nos ha servido el mismo camarero barbudo. / Y hemos hablado… No recuerdo qué demonios decíamos / pero nos lo hemos pasado la mar de bien, cómo hemos reído…/ Pero en cuanto han servido el primer plato / el apetito se me ha esfumado. / Ante mí no encajaba aquella escena: / ¿Qué hacía allí, alguien que no eras tú? / Me he sentido infiel, un cerdo, / más que en las camas donde a menudo me lleva el azar. / Todo parecía perfecto, inmaculado, / pero había un error en el decorado. / Porque hay lugares que te pertenecen, puñetera, / esquinas donde sólo puedo esperarte a ti, / cafés donde sólo contigo me puedo sentar, / calles donde sólo contigo voy de la mano. / Allí donde has dejado tu señal / no crece otro amor, es proverbial. / Mañana volveré a la crepería, / pero solo -al menos, en apariencia- / Un viejo recuerdo será la compañía / que me sonreirá desde tu silla. / Tu ausencia me herirá de nuevo / y el decorado volverá a ser perfecto.