TODO PENDE DE UN HILO (TOT PENJA D’UN FIL)

Texto y música : Miquel Pujadó

Desayunas contento, hace sol. / Hoy verás a Consuelo. / Iréis juntos al teatro / y te la llevarás al catre. / De hoy no pasa: ya te has / gastado un huevo en cenas / y quieres verlo amortizado. / Lo has calculado todo a conciencia / pero no cuentas con el infarto / que sufrirás en quince minutos. / Sólo eres un cadáver de permiso. / De momento, te sientes feliz, / todo va bien. Sonríes tranquilo / y pendes de un hilo. / Todo pende de un hilo muy delgado / que nos obstinamos en no ver, / mientras vamos y venimos / sospesando deseo y deber. / Provisionales y precarios, / nos creemos eternos. Y, gregarios, / caemos al pozo, subimos a la cima, / saltamos del amor al crimen, / alzamos ciudades y las convertimos en ruinas / y, obcecados, ignoramos unas / tijeras que dentro de poco / harán que la pobre marioneta / enamorada de una estrella / se convierta en un triste montón de ropa. / Acabas de cumplir los diecinueve / y has ganado tu primer sueldo. / Eres una chica atractiva / y te sabes joven, alegre y viva. / tienes proyectos y amor, / y también un tumor / que crece dentro de ti desde ayer. / ¡Quién lo hubiera dicho! / Una tarde en el hospital, / una revisión banal / y el diagnóstico será / inapelable y tardío: / no verás el próximo abril / y pendes de un hilo. / Todo pende… /Eres un dictador maduro / y mantienes el Estado / en tu puño de hierro / desde hace 40 años, si no me equivoco. / No te planteas ningún porqué / y, borracho de poder, / piensas vivir eternamente. / Pero en este mismo instante / alguien prepara la bomba / que mañana acabará contigo / cuando explote de repente / al paso de tu comitiva. / Babeas de orgullo senil / y pendes de un hilo. / Todo pende… / Y tú, fiel amante / que mañana abandonarán. / Y tú, hábil carterista / cuya pista siguen ya. / Y tú, artista adulado / que pronto caerá en el olvido. / Y tú, experto economista / a punto de verse en la calle. / Y tú, político trepador / a quién crucificarán los votos. / Y tú, que me dices “Hasta pronto” / antes de ser atropellado… / Tú y yo, aquel otro y todos / no nos damos cuenta de cómo / todo pende de un hilo…