ÉPOCA ROSA, ÉPOCA BLUES (ÈPOCA ROSA, ÊPOCA BLUES)

Un niño

ignora que es feliz hasta que crece.

O, bien mirado,

es el adulto quien recrea el pasado

en clave de felicidad

y lo mitifica, cuando un crío

vive el presente llorando, riendo, depende…

Y es desgraciado

en el transcurso de un instante infinito

y el rey del mundo inmediatamente después.

El tiempo

puede convertir en piedras preciosas las heces.

El corazón

desea creer en la improbable Edad de Oro.

El hoy

que cierra puertas y te acorta el camino,

pintado

de rosa te deja siempre el pasado.

La época rosa nace cuando la cose

con hilo y aguja la época gris

a la memoria.

Unos amantes

tiernos y jóvenes –vaya, unos debutantes-

suelen soñar

en el mañana, en un futuro limpio y claro,

cuando el mundo les sonreirá

como nunca ha sonreído. Pero los años

traerán desgaste, rutina y desengaños

y crecerá

en ellos la nostalgia de un mundo mejor,

el mundo del primer beso.

El tiempo…

Un cantante

a quien nadie escucha sobrevive pensando

que llegarà el

día en que su talento estallará

a los ojos del mundo como un volcán.

Pero con el éxito también llega el miedo

de ser olvidado y, en plena ovación,

añorará

las vacas flacas y el frío de la calle,

cuando todo estaba por hacer.

El tiempo…

La época rosa nace cuando la cosa

a la memoria la época blues.